ADULTOS

El estudio neurocognitivo constituye una herramienta indispensable en los siguientes casos:

 

• Enfermedad de Alzheimer

• Deterioro cognitivo leve

• Deterioro cognitivo vascular

• Enfermedad de Parkinson o Cuerpos de Lewis

• Demencia frontotemporal

• Accidente cerebro vascular

• Deterioro cognitivo secundario a abuso de substancias

• Deterioro cognitivo secundario a epilepsia

 

• Deterioro cognitivo secundario a tumor cerebral

• Esclerosis múltiple

• Trastornos de atención

• Trastornos de memoria

• Disfunción ejecutiva

• Traumatismos craneoencefálicos

• Lesión cerebral

• Procesos neuroinfecciosos

 

Ante la aparición de fallas en la memoria, el diagnóstico neurocognitivo es un valioso método que ayuda a determinar cual es la causa del problema, lo cual permite orientar rápidamente el tratamiento con un ahorro significativo de estudios complementarios y prescripciones farmacológicas muchas veces especulativas, o emitidas por ensayo y error.

En este sentido, ayuda asimismo a discriminar si se trata de déficits benignos asociados a estrés o al paso del tiempo; o si por el contrario el paciente se encuentra en las fases iniciales de una demencia.

 
Enfermedad de Alzheimer
 

Más del 33 % de las mujeres y más del 20 % de los hombres que superan los 60 años, desarrollan la Enfermedad de Alzheimer en algún momento de sus vidas. Ante el alarmante avance en la incidencia y la inexistencia en la actualidad de una cura farmacológica se hace imperativo combatir esta terrible pandemia desde la prevención, apostando a disminuir los factores de riesgo, y maximizando los factores protectores, elementos cardinales que dan forma al método CIEN.

Nuestro programa no cura la Enfermedad de Alzheimer, ni ningún tratamiento médico desarrollado hasta la fecha, pero si contribuye a lentificar el avance de la enfermedad y mejora sustancialmente la calidad de vida del paciente.