NIÑOS

El estudio neurocognitivo constituye una herramienta indispensable en los siguientes casos:

 

• Trastornos del aprendizaje

• Dislexia

• Impulsividad y trastornos de conducta

• Trastorno por déficit atencional (ADD y ADHD)

• Trastornos de atención

• Trastornos de memoria

 

• Disfunción ejecutiva

• Conmoción cerebral

• Traumatismos craneoencefálicos

• Lesión cerebral

• Procesos neuroinfecciosos

• Retraso mental leve y moderado

 

El diagnóstico neurocognitivo ha experimentando recientemente un importante auge a nivel mundial como consecuencia del avance de las investigaciones en la neuropsicología y las neurociencias cognitivas, que han permitido validar los instrumentos de exploración que utiliza mediante tecnología de mapeo y imágen funcional del cerebro.

Asimismo, el método CIEN tiene el potencial para incrementar todos los procesos neuropsicológicos involucrados en las patologías cerebrales, siendo un recurso muy poderoso para ayudar a aquellas personas con bajas competencias en sus habilidades mentales superiores.

 
¿Qué es el Trastorno por Déficit Atencional?
 

Tal vez, el amplio espectro de las patologías de la atención encuentra su afectación más pura en el trastorno del desarrollo denominado déficit atencional con o sin hiperactividad, que generalmente aparece en la infancia temprana y se caracteriza por un patrón persistente de desatención, que incluye fallas en la atención sostenida (incapacidad para concentrarse sobre una tarea durante un periodo de tiempo más o menos prolongado) y un acusado déficit en la atención selectiva por vulnerabilidad a la interferencia (dificultad para suprimir estímulos irrelevantes) con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación al nivel de desarrollo del niño.